Pablo Costa

Fotógrafo, diseñador, director de cine, empresario. Pablo Costa es, como todos los artistas, una mezcla de matices, de aptitudes, de fascinaciones, de lugares, de sueños. Afincado en Mallorca desde el 2008, vivió también en Barcelona desde los 14 años, los orígenes de este polifacetico artista, se remontan a su Montevideo natal, lugar en el que nació en febrero de 1974. En 1980, cuando tan sólo contaba seis años de edad, llegó con su madre a la capital de España, donde estudió y pasó la segunda etapa de su niñez.

Pero si hay un lugar que ha marcado y caracteriza a Pablo Costa es Barcelona, la Barcelona de los Juegos Olímpicos, aquella a la que llegó en la adolescencia y que tanto influyó en su visión del mundo desde entonces. No es extraño que en aquella ciudad en transformación se forjara en una fuerte admiración hacia la imagen, los videoclips y los anuncios, las películas futuristas y cualquier expresión artística. y de entre todas ellas, la publicidad, los spots de televisión, los vídeos musicales cargados de colores y propuestas extravagantes.

Toda esa fascinación le llevo con tan sólo 15 años a decidirse por el mundo de la estética, iniciando sus estudios de peluquería que poco después completaría con su formación como maquillador, que le sirvieron para adentrarse en el mundo de la televisión y los videoclips. Años más tarde, casi por casualidad, se vio por primera vez con una cámara Fujica  entre las manos. “Se la cambié a un amigo por una chaqueta maravillosa de piel de potro que había conseguido en el mercadillo y que quería con toda mi alma”, recuerda el fotógrafo.

Aquel fue el primer trueque de su vida en ponerle en la senda que le ha conducido hacia el lugar en el que hoy se encuentra. Con aquella cámara realizó su primera sesión fotográfica, “las mejores fotos que hice en mi vida”, afirma Costa. Fue sin duda el descubrimiento de una pasión que le llevó a devorar todo libro de fotografía, analógica y digital, y de diseño gráfico que encontró en su camino. Poco después realizaba sus primeros trabajos como fotógrafo profesional para la compañía Joyco y un par de portadas de disco para unos amigos.

Años más tarde llegó el segundo trueque de su trayectoria. Un cambista le dio 500 euros por una cámara de fotos “que compré con mucho cariño y mucho esfuerzo”, asegura. Era justo el dinero que necesitaba para pagar su matrícula en la escuela de cine Quinze de Octubre de Barcelona, donde realizó sus estudios de dirección cinematográfica y publicidad. “Fue una época dura, no tenía mucho trabajo, me quedé sin coche y viviendo con menos de 200 euros al mes”, recuerda. Sin embargo, fue gracias a aquel curso que consiguió rodearse de un grupo de compañeros con los que se embarcó en el rodaje de su primera experiencia cinematográfica: el cortometraje Afortunados. Aquella fue no sólo una de las experiencias más significativas en la vida de Costa, no sólo por la aportación profesional,  si no por los contactos que pronto dieron su fruto, como el de Katja Redweik.

Entre ambos comenzó a fraguar la idea de dar un nuevo giro a la empresa de publicidad que ya dirigía Costa, Art Producciones. Un giro revolucionario y que le ha valido los últimos grandes logros de su trayectoria profesional: crear una empresa de servicios de fotografía y vídeo para bodas, “pero muy diferente a lo que había en el mercado, queríamos otro enfoque, un buen concepto”. Y lo lograron. “Al principio, por no tener, no teníamos ni oficina, ni dinero, ni siquiera un álbum para enseñar”. Pero se pusieron manos a la obra y consiguieron “un trozo de suelo” en la puerta de la feria de bodas que se celebraba aquel año en Mataró (Barcelona). Allí plantaron una autocaravana repleta de fotografías pegadas en las paredes, desde la que distribuían postales a la gente que entraba y salía de la feria.

En aquella feria consiguieron sus dos primeras bodas, de las cuales sacaron para invertir en algunas mejoras a su negocio. Una pequeña oficina en un vestidor fue suficiente para seguir funcionando. “La gente alucinaba cuando venía a vernos, era vergonzoso, pero no podíamos ofrecer nada más que nuestras ganas de realizar nuestro sueño”.

Dos años después la empresa Artboda había logrado tener presencia en el mercado. Pasaron de hacer 20 bodas en un año a conseguir 80. Hoy por hoy, seis años más tarde, realizaban más de 200 bodas y eventos al año, con un equipo de más de 30 personas, a lo largo y ancho de todo el país, además de en varias ciudades de Europa. En el 2010 Pablo Costa comenzo un proyecto llamado “Metamorfosis” dentro de Artboda, para reducir la cantidad de bodas a menos de la mitad y centrarse unicamente en conseguir la maxima calidad y servicios mucho más exclusivos.

Todo ello ha valido a Pablo Costa para ser el primer fotógrafo español en pertenecer a la más importante asociación mundial de fotógrafos de boda, la Wedding Photo Journalist Asociation (WPJA) , tambien es miembro de la( ISPWP) International Society of Professional Wedding Photographers, que segun dicen es la asociación más importante del mundo, fue invitado a unirse al nuevo y exitoso concepto (Unionwep) Photo Journalist Europe Asociation. Ganador del premio Nacional de fotografía Lux Oro 2007  y Premio Nacional de fotografía Lux Plata 2010 , es miembro de varias prestigiosas asociaciones de productores audiovisuales, ha rodado un documental como director y productor, ha dirigido varios spots y vídeos comerciales, asesora a empresas y profesionales del sector en cuestiones de marketing y estrategia , realiza ponencias y workshops nacionales e internacionales sobre su trabajo como en  “BodaF”  2011 y 2012 , compaginandolo con multitud de eventos por todo el mundo,  Pablo Costa es hoy por hoy un reconocido fotógrafo y productor audiovisual que según sus palabras se siente feliz cada día por poder disfrutar tanto con la fotografía .

Pablo Costa

-

Photographer, designer, film director, businessman. Pablo Costa is, like every artist, a mixture of shades, skills, fascinations, places and dreams. Settled in Mallorca since 2008, he lived in Barcelona since he was 14. The origins of this multifaceted artist go back to Montevideo, where Pablo was born in february 1974. In 1980, at the early age of six, he arrived to Spain’s capital with his mother where he spent his childhood.

If there’s a place that has marked and defined Costa it’s Barcelona. He arrived to the city in his teenage years and changed his vision of the world since then. He grew a huge admiration for image, music videos, commercials, futuristic movies and every artistic expression full of colors and extravagant suggestions.

This fascination led him with only 15 years to study aesthetics, hairdressing and make up, this allowed him to get into the world of television and music videos. Years later, he got his first Fuji camera, “I exchanged it with a friend for my favorite fur jacket that I bought in the market”, recalls the photographer.

That was his first barter that led him to where he is now. With that camera he made his first photo shooting, “the best photos I had ever done”, he says. He discovered a new passion and got very involved in photography. Shortly after, he started working at the company Joyco as a professional photographer.

A few years later he exchanged a camera for 500 euros, the amount of money he needed to pay for his enrollment in the Quinze de Octubre cinema school, where he studied film direction and advertising, “It was a tough time, I didn’t have a lot of work, I lost my car and lived with less than 200 euros per month” he remembers. Anyway, he met a group of people with whom he started to shoot his first short film; “Afortunados”. This experience was significant both for his professional and personal life, he met there his future wife and co-founder Katja Redweik.

Costa already had his own company called Art Producciones, but he changed the concept and did a revolutionary change that led him to earn his latest achievements in his professional trajectory; a company focused on photography and video services for weddings, “but very different from anything that was in the business, we wanted something new”. And they made it. “At the beginning, we didn’t have much, not even an office or an album to show”, but they soon got a chance to show their work at a wedding festival in Mataró (Barcelona). The result was two wedding projects, in which they earned some money to improve their service. A small office in a closet was enough to keep working, “People freaked out when they came to meet us, it was so embarrassing, but we couldn’t offer anything else than our willings to make our dream.

Two years later, the company Artboda achieved a presence in the business. They went from doing 20 wedding a year to 80. Nowadays, six years later, Artboda works in more than 200 weddings and events every year, and has over 30 people working in the team all over Spain and other countries in Europe. In 2010, Pablo Costa started a project called “Metamorfosis” in Artboda that consisted in reduce the number of weddings in aim of gaining the maximum of quality and offer much more exclusive services.

His achievements led Pablo Costa to be the first spanish photographer to join the Wedding Photo Journalist Associaton (WPJA), the worlds most important wedding photographers association. He’s also a member of the well known International Society of Professional Wedding Photographers (ISPWP) and was asked to join the new and successful concept Photo Journalist Europe Association (Unionwep). Winner of the National Award of Photography Lux de Oro 2007 and National Award of Photography Lux de Plata 2010, Pablo is a member of various prestigious associations of audiovisual producers. He shot a documentary as director and producer, has directed several spots and commercials and gives advise to companies and professionals of the business about marketing and strategies. He makes national and international talks and workshops about his work, as he did in “BodaF” 2011 and 2012, combining it with multiple events all over the world. Pablo Costa is nowadays a well known photographer and audiovisual producer that, as himself describes, feels happy to be able to enjoy photography and his work everyday.